¿Por Qué Debemos Tratar Bien Nuestro Código Fuente?

¿Por Qué Debemos Tratar Bien Nuestro Código Fuente?

Pasamos horas trabajando en él y aun así a veces lo olvidamos tan pronto logramos que haga lo que queremos, una especie de “si funciona no se toca” y la verdad se requiere cierto coraje para adoptar buenas prácticas para tratarlo correctamente.

Sobre estas prácticas profundizaré en el próximo artículo, por lo pronto diré que incluye cosas simples como formatear el código o usar nombres significativos en las variables y otras más complejas como optimizarlo para que logre los mismos resultados con menos líneas, estructurarlo en métodos y clases. Etc.  Por lo pronto revisaremos las principales cinco ventajas de tratar nuestro código como lo merece.

  1. Es una inversión a futuro. Una de las primeras muestras del intelecto humano se halló en áfrica, donde nuestros ancestros nómadas enterraban huevos de avestruz llenos de agua sabiendo que en el futuro pasarían por el mismo lugar y esto podría salvarles la vida. De este mismo modo debemos pensar sobre nuestro código fuente, nuestro software está hecho para durar y es seguro que luego de meses o incluso años tendremos que tratar con su código fuente ¿y qué vamos a encontrar?, ¿un documento elegante, legible y fácil de entender o un castillo de naipes listo a caer sobre nuestras cabezas?
  2. Hace posible la propiedad colectiva del código. Es decir, evita que miembros del equipo monopolicen partes del código que ellos y nadie más que ellos pueden trabajar, todos sabemos lo peligrosos que son los monopolios y el software no es la excepción. ¿Qué pasa si el desarrollador que construyó el procedimiento de cierre contable de mes deja la empresa? ¿Otro miembro del equipo podrá seguir el desarrollo, o tendremos que empezar todo desde cero?
  3. Solo así nuestro software llegará a la excelencia. No solo lo digo yo, personajes de la talla de Steve Jobs han dicho en repetidas ocasiones que la excelencia no está solo en los detalles que el cliente ve, sino en los que no ve. Él decía que un carpintero excelente usaría buena madera e impecable mano de obra, incluso en la parte posterior de los muebles, que siempre permanece oculta. 
  4. Es una documentación valiosa en sí mismo. No importa si el proceso de desarrollo en el que estamos emplea técnicas exhaustivas de documentación como las que pide RUP o  ligeras como las de extreme programming, un código excelente nos permite conocer la mente y la intención de quien lo escribió, en ocasiones con mayor claridad que un documento escrito con palabras. Quienes conocemos este mundo sabemos que el código no solo nos permite hablar con máquinas, sino entre nosotros mismos.
  5. Facilita el ofrecer y pedir ayuda. Establece un lenguaje común que nos permitirá compartir nuestro código con otros miembros de nuestro equipo de trabajo y el mundo. 

¿Qué experiencias han tenido con la gestión de su código fuente?, cuéntenlo en los comentarios, y si les gustó el artículo no olviden compartirlo en sus redes sociales.

Feliz desarrollo y nos vemos en el artículo donde hablaré sobre algunas de las buenas prácticas para nuestro código.

Deja un Comentario

CAPTCHA code
X