¿Software como Producto, la Mejor Solución para MI Empresa?

¿Software como Producto, la Mejor Solución para MI Empresa?

Continuando con la serie de artículos sobre soluciones software, descrita en 5 tipos de soluciones software, ahora hablaremos sobre el software como producto instalado en la empresa, software tradicional o software enlatado como lo llaman en muchas regiones.

El software como producto es una buena opción si la empresa:

  1. Maneja procesos estándares o procesos no muy complejos.
  2. Maneja procesos que no varían mucho de una empresa a otra, son procesos estándares o regidos por alguna normatividad. Ejemplos: contabilidad, inventarios, nómina, notas, calidad.
  3. Sus procesos tienden a permanecer constantes sin sufrir grandes cambios en el entorno por grandes lapsos.

El software como producto tiene ventajas tales como:

  1. Tiende a ser relativamente más económico y la empresa puede hacer uso del software tanto tiempo desee con un solo pago.
  2. Antes de comprar se puede solicitar una demostración o periodo de prueba, para revisar si cumple con las características deseadas.
  3. Es un software en general muy probado y estable.
  4. Es un software con un comportamiento definido, que resuelve un problema determinado de una manera predefinida.
  5. Es un software que ya está desarrollado, lo que lo convierte en una solución casi inmediata.
  6. Es un software que al estar implementado en varias empresas ayuda a estandarizar procesos que en la empresa no se tiene del todo claro.

Dependiendo del acuerdo pactado con el fabricante hay algunos aspectos que podrían considerarse desventajosos y que es necesario considerar, como:

  1. Si el proceso no es muy estándar puede llevar a la empresa a llevar procesos no eficientes para adaptarse a la solución.
  2. Su personalización puede ser muy poca o nula, por lo cual la organización debe adaptarse al software, cambiando su estructura y flujos de trabajo y generando inconvenientes organizacionales.
  3. Es difícil obtener una ventaja competitiva, porque la competencia lo puede adquirir fácilmente.
  4. No se tiene control sobre la adaptación del software a cambios en el entorno, esto queda en manos del fabricante y es él quien decide cuándo harán los cambios, si es que se hacen, y generalmente esto se decide con base en la condiciones del mercado. Esto puede generar pérdidas de efectivdad en las empresas.
  5. Al ser soluciones muy flexibles, que deben funcionar sin cambios en muchas organizaciones, tienden a ser más complejas y su usabilidad paga el precio, incrementando las necesidades de capacitación y soporte y complicando su operación.

Con base en nuestra experiencia creemos que el software como producto es una herramienta excelente, siempre que se use en los casos correctos, ninguna solución es efectiva en todos los casos y hace falta evaluar varios aspectos, cómo los que acabamos de mencionar.

Si te gustó este artículo seguro hay otros en este Blog que te pueden interesar, no olvides darle me gusta y compartir.

Deja un Comentario

CAPTCHA code
X